Mercado bursátil y extrabursátil: Conozca qué son y cuáles son las diferencias entre estos dos mercados financieros

Comparta este artículo
Mercados bursátil y extrabursátil: qué son, sus características y diferencias

Cuando se desea iniciar en el camino del trading y las inversiones financieras, nos encontramos con una variedad inmensa de mercados e instrumentos financieros con los cuales podemos interactuar y sumergirnos en sus diferentes dinámicas y operaciones. Sin embargo, hay dos en específico que se vuelven fundamentales de entender y analizar a la hora de hacer trading con activos financieros, y son el mercado bursátil y extrabursátil.

Si bien, ambos son caras opuestas de una misma moneda, cada uno tiene sus características muy marcadas y con dinámicas totalmente diferentes. A su vez, comparten algunos activos con los cuales operar, pero hay otros que son específicos de cada uno.

En este artículo de Invertir en Forex encontrará la definición de los dos mercados, sus diferencias y similitudes, qué necesita para operar en ellos y más información de interés.

Para cada inversionista nuevo en el mundo del trading es indispensable conocer qué es el mercado bursátil y el mercado extrabursátil, pues es en estos mercados donde ocurre una enorme parte de las inversiones y operaciones financieras a nivel global. Miles de operadores o traders les apuestan a estos mercados pues tienen la posibilidad de operar con instrumentos financieros rentables y la mayoría con una alta liquidez.

Ahora bien, se hace relevante definir cada uno de estos dos mercados por aparte, con el fin de que más adelante en este artículo puedan quedar completamente claras sus similitudes y diferencias:

Mercado bursátil

En el entorno financiero, el mercado bursátil es uno de los mercados más tradicionales y operados alrededor de mundo. Es aquí donde se lleva acabo toda la compra y venta de los activos pertenecientes a las diferentes bolsas de valores, es decir: acciones de empresas con gran capital y poder, bonos públicos o privados, títulos de participación, pagarés, dividendos, entre otros instrumentos financieros.

Por ser un mercado tan popular y tradicional, se encuentra estrictamente regulado por varias entidades de control, de hecho, cada país tiene su entidad reguladora. Adicional, cuentan con otros organismos de ley que se aseguran de que todas las operaciones, precios, procesos y compraventas se hagan de forma legal.

Finalmente, todos los países tienen su propia bolsa de valores y ahí se comercian los diferentes activos financieros con los cuales se hace la compra y venta a través de los diferentes agentes participantes.

Mercado extrabursátil

Al contrario de lo que define al mercado bursátil, el mercado extrabursátil (o también conocido como mercado over the counter) hace referencia a todas las negociaciones que se hacen directamente entre las dos partes del contrato sin necesidad de hacerlo a través de una bolsa de valores.

Es decir, en vez de necesitar corredores de bolsa y todos aquellos actores que participan en una negociación cotidiana dentro del mercado bursátil, en el mercado OTC, el comprador y el vendedor se ponen en contacto directo para acordar valor, tiempos, términos, cantidad, etc de un activo o producto financiero. Usualmente suelen participar empresas medias o pequeñas, pero también pueden incluirse instituciones grandes y multinacionales o incluso individuos aparte con su propio gran capital monetario.

A diferencia del mercado bursátil que ocurre en establecimientos físicos dedicados a este tipo de actividad comercial y financiera, el mercado OTC no cuenta con instalaciones, sino las transacciones se realizan por medio de la web o por vía telefónica, más comúnmente por medio de brokers online que prestan sus servicios como intermediarios.

Como se puede intuir, este mercado no se encuentra regulado ni tampoco es centralizado, trabaja las 24 horas del día los 5 días a la semana e, incluso, hay algunos activos con los que se puede operar los fines de semana.

Los instrumentos que se suelen operar en este mercado son los CFDs y los contratos de futuros, los cuales se clasifican como derivados financieros.

Diferencias y similitudes entre mercado bursátil y extrabursátil

Si bien ya se han mencionado diferencias y similitudes claves durante la definición de cada mercado, vale la pena volver a resaltar las más importantes a tener en cuenta a la hora de tomar una decisión sobre qué mercado escoger para invertir.

  • Mientras que en el mercado bursátil interactúan varios actores como la bolsa de valores, los corredores de bolsa, los emisores, traders, etc; en el mercado extrabursátil se establece un contrato únicamente entre las dos partes interesadas en negociar el activo.
  • El mercado bursátil necesita de un lugar o establecimiento físico para poder realizar las inversiones, como las bolsas de valores. En cambio, el extrabursátil se lleva acabo de forma virtual.
  • El mercado bursátil se encuentra estrictamente regulado por diferentes organismos de control, además es centralizado y tiene estrictos horarios de funcionamiento (usualmente cierra a las 5PM GTM). Por otro lado, el extrabursátil es vigilado, pero no regulado y es descentralizado.
  • Mientras que en el mercado bursátil se invierte directamente en activos financieros que les brindan financiación a las empresas por medio de la venta de sus acciones, bonos y otros instrumentos financieros del mercado secundario, el mercado OTC opera sobre derivados financieros tales como los CFD que se negocian directamente entre dos partes.
  • En ambos mercados se puede encontrar una alta liquidez y rentabilidad, pues la mayoría de los activos negociados en ambos son bastante apetecidos por los inversionistas tantos minoristas como mayoristas.
  • En ambos mercados se pueden negociar activos tales como: Materias primas, índices bursátiles, acciones, criptomonedas, entre otros. También se hace necesario realizar análisis técnicos financieros fundamentales debido a la complejidad que ambos acarrean.

¿Qué necesita para operar en cada mercado?

Dependiendo del mercado que elija operar, usted necesitará diferentes herramientas o plataformas para acceder a ellos y poder invertir. Si desea operar en el mercado bursátil va a necesitar principalmente un capital financiero estable, unas metas de inversión claras y activos definidos en los que va a invertir, un corredor de bolsa que actúe como intermediario en el mercado de valores y, finalmente, estar constantemente atento a todas las fluctuaciones del mercado para conocer sus ganancias o pérdidas.

Si por el contrario elije operar en el mercado over the counter, lo ideal es investigar qué brokers financieros online le pueden ofrecer las mejores herramientas y comisiones para operar los CFD o contratos de futuros que más le convengan.

El intermediario de su elección debe contar en lo posible con plataforma de trading online, que le permita operar a un solo clic, gráficos actualizados del comportamiento de los activos minuto a minuto, material educativo y de información para poder enriquecer el conocimiento financiero propio y así poder tomar decisiones financieras más elaboradas. Además de canales de atención al cliente como teléfono o correo electrónico.

Finalmente, es importante mencionar que es indispensable elegir el bróker que le ofrezca mejor apalancamiento y le permita operar con posiciones largas o cortas dependiendo de sus necesidades y objetivos. Este apalancamiento varía de acuerdo con las opciones de servicios del bróker y de su regulación.

Ventajas y desventajas

  Bursátil Extrabursátil
Ventajas 1. Posee una alta liquidez y rentabilidad para inversionistas de todo tipo.  

2. Existe una mayor seguridad y menos riesgo de pérdida ya que están altamente regulado y cuentan con activos seguros.

1. Además de liquidez y rentabilidad, los derivados financieros otorgan diversificación de cartera para los inversionistas.  

2. Brindan la posibilidad de apalancamiento, por lo que el trader puede operar con menos dinero de lo que realmente tiene.

Desventajas 1. No son fácilmente accesibles para inversores minoristas o individuos con poco capital o influencia en finanzas.  

2. No permiten operar con posiciones cortas, sino que son más de inversiones a largo plazo.

1. Existe un gran riesgo de pérdida debido a la complejidad de operar con CFDs y otros derivados financieros.

2. No es un mercado regulado, por lo que puede haber inconsistencias en los precios

Preguntas frecuentes – PQRS

¿Cómo invertir en la bolsa de valores?

Invertir directamente en la bolsa de valores no es tarea fácil, pues requiere de muchas herramientas tanto monetarias como financieras, además de tener un conocimiento al menos de lo básico acerca de cómo funciona este mercado.

Lo que se recomienda principalmente a la hora de invertir en la bolsa es, primero que todo, diseñar un plan de inversión y fijarse una meta de rentabilidad, para posteriormente definir qué tanto porcentaje de su capital va a invertir.

Luego de haber realizado estos pasos iniciales, identifique un fondo de inversión confiable y próspero que pueda impulsarlo a alcanzar sus objetivos de inversión. Tenga en cuenta todas las comisiones que deberá pagar y solamente invertir a través de intermediarios financieros autorizados.

Finalmente, mantenga en constante contacto y asesoramiento con su asesor financiero, de tal forma que mantenga enterado de todos los movimientos de su operación y así pueda tomar las decisiones más apropiadas.

También puede invertir en la bolsa de valores de forma indirecta por medio de los CFDs y productos derivados, lo cual es una opción de igual complejidad, pero con una cantidad mayor de alternativas.

¿Qué es tendencia alcista y bajista?

Las tendencias alcista y bajista (También conocidas como Osos y toros) son las formas en las que se describen el comportamiento de un activo cuando se repite constantemente hacia el alza o la baja. Por un lado, la tendencia alcista (Toro) hace referencia a un activo que usualmente tiende a estar al alza durante un periodo largo de tiempo y de formas constante, también cuando cierra al alza durante varios días.

Al contrario, la tendencia bajista (Oso) es utilizada para referirse a un activo que tiende a estar repetidamente hacia la baja, cerrando a la baja incluso durante largos lapsos de tiempo, en los cuales el precio de este tipo de activos encuentra nuevos mínimos y en un periodo mayor a dos meses los cierres a la baja son constantes.

Este tipo de comportamiento es sumamente analizado por diferentes expertos financieros e inversionistas profesionales, pues determinan las estrategias a implementar dependiendo del objetivo de inversión individual.

Sobre el autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Brokers recomendados

Últimas noticias financieras