¿Qué son los activos subyacentes y cómo operar con ellos?

¿Qué son los activos subyacentes y cómo operar con ellos?
Comparta este artículo

Generalmente, cuando las personas desean iniciar inversiones en diferentes mercados recurren a la compra directa de activos mediante las bolsas de valores. Sin embargo, en la actualidad existe la posibilidad de acudir a las alternativas que ofrecen plataformas de trading online, donde se puede operar sobre activos subyacentes, sin la necesidad de adquirirlo.

Para ampliar el panorama y conocimiento sobre este tipo de inversiones es oportuno entender detalladamente el concepto y las características de los activos subyacentes, por lo que el contenido de este artículo se centrará en especificar la información apropiada sobre el tema.

¿Qué son los activos subyacentes?

Los activos subyacentes son instrumentos financieros con los que se invierte, especula y negocia. Estos cotizan en el mercado bursátil y son implementados como valor de referencia de ciertos contratos derivados.

Dichos activos, en los que se incluyen índices, divisas y criptomonedas; cuentan con un valor que es usado como referencia para la ejecución de contratos. Así, el precio se puede vincular directamente con una opción de compra o correlacionarse con una opción de venta.

Además, los activos subyacentes abarcan diferentes tipos de instrumentos financieros, mediante los cuales es posible ingresar a mayores mercados. Estos funcionan como indicadores del precio con el que, determinado derivado cotiza en la bolsa de valores, por lo que su función básica es servir como referencia para especular sobre la evolución de un producto.

¿Cómo funcionan los activos subyacentes?

Para entender el funcionamiento de los activos subyacentes es importante tener en cuenta que el inversor que ejecuta el contrato de derivados no adquiere directamente un activo financiero, sino que especula sobre el valor de dicho producto. Es decir, los traders tienen la oportunidad de beneficiarse de la evolución de la cotización de un activo real, ya sea que suba o baje su precio.

Algunas de las herramientas que trabajan con este tipo de activos son las opciones y los futuros, que permiten al trader comprar o vender un determinado activo subyacente en un momento específico, con un valor pactado previamente.

Para entender más sobre el funcionamiento de este tipo de activos, es importante tomar como base el siguiente ejemplo:

Un trader necesita un producto agrícola determinado, como la soja, por lo que negocia y pacta un acuerdo con un poseedor de este artículo. De esta manera, establece un convenio en el que estima el precio futuro de la cosecha en $1.200 dólares (entendiendo que en la actualidad dicha cosecha tiene un precio de $1.100 dólares). En el acuerdo, se determina que en siete meses, en el tiempo pactado, se podrá adquirir lo productos, con el precio concertado previamente.

En dicho caso, el activo subyacente sería la soja y el contrato derivado sería el acuerdo a futuro que se estableció. Adicionalmente, existe la posibilidad de vender a un tercer precio, con tipos de interés diferentes, infiriendo que el valor de la soja estará más elevado o barato en el plazo establecido.

Clasificación de activos subyacentes

Los activos subyacentes se clasifican en dos categorías principales, cada una con características particulares. A continuación, se especificará la información relevante sobre ellas.

  • Activos subyacentes financieros: Esta categoría contiene aquellos productos que cotizan y dependen principalmente del entorno económico para poseer un valor determinado.
  • Activos no financieros:Esta categoría hace referencia a los activos que no se consideran como financieros, teniendo en cuenta que son productos del ambiente natural o son generados por actividades como la agricultura. Por ejemplo, las materias primas como el petróleo, oro, plata, el ganado, maíz, café y trigo.

Adicionalmente, estos activos se pueden dividir de acuerdo con el tipo de rendimiento que genera. Es decir, en activos de renta fija o activos de renta variable.

  • Activos de renta fija: Este tipo de activos posibilitan acceder a la información sobre el rendimiento que tendrá su precio a largo plazo. En ellos se incluyen los bonos, depósitos a largo plazo, pagarés y letras de tesoro.
  • Activos de renta variable: En esta subcategoría de activos no se tiene información precisa sobre la evolución a futuro, por lo que predominan las operaciones a corto plazo. Aquí se ubican las criptomonedas, divisas, índices bursátiles globales y las acciones cotizantes en las bolsas de valores.

Tipos de activos subyacentes

Existe una variada cantidad de activos subyacentes que basan sus características en el mercado organizado y los instrumentos implementados para adelantar las inversiones.

  • Sobre divisas: En esta categoría se incluyen los contratos que usan como activos subyacentes a las operaciones de cambio entre divisas importantes como el dólar estadounidense, la libra esterlina y el yen japonés.
  • Sobre activos de renta fija: Estos toman como referencia los bonos de países como Estados Unidos, Alemania y Reino Unido. Además, se basan en los valores de pagarés de importantes compañías.
  • Sobre acciones: Este tipo de activos otorgan el derecho de adquirir determinadas acciones de una compañía a un precio predispuesto.
  • Metales: En esta categoría se incluye la materia prima (el oro, la plata, el cobre y el zinc) usada para la fabricación de diferentes productos.
  • Índices: Este tipo de activos subyacentes mide la variación del precio de un determinado conjunto de acciones que cotizan en el mercado bursátil. Entre estos las más reconocidos son el Dow Jones y el Ibex 35, que abarca 35 de las empresas con mayor capitalización.
  • Productos agrícolas: Esta categoría engloba los activos subyacentes que son obtenidos a través de la agricultura, por lo que son consideradas como materias primas para muchas industrias a nivel internacional. Entre dichos productos se destaca el maíz, el trigo, la caña de azúcar, el algodón y la soya. 

¿Qué son los derivados financieros?

Por otra parte, es importante entender la definición los derivados financieros, otro término relevante para la comprensión más profunda de la inversión en este tipo de mercados.

Estos se refieren a acuerdos entre partes para definir el precio de un producto, tomando como referencia un activo subyacente, por lo que un objeto derivado no posee un valor si no existe un activo.

Este tipo de instrumentos puede emplearse en diferentes contextos de inversión, entre ellos la especulación.

Para ejemplificar este término se puede acudir al futuro financiero del oro. Este se conoce como el instrumento financiero, mientras que el metal sería el activo subyacente. Es decir, el valor del activo subyacente con el que se busca operar será la base para adelantar el contrato de inversión. Así, las fluctuaciones registradas en el mercado determinan los resultados.

Por otra parte, los derivados brindan la posibilidad de operar sobre cualquier activo subyacente, mediante alternativas de inversión como los contratos por diferencia o CFD, opciones, futuros, Forwards, entre otros.

Ventajas de los derivados financieros

Teniendo en cuenta que los derivados financieros están relacionados directamente con el valor del activo subyacente, los inversores pueden cerrar contratos, cuando estos van en la dirección opuesta al valor del activo que posee, logrando equilibrar las pérdidas y el riesgo. Adicionalmente, dichos derivados posibilitan el ingreso a mercados de difícil acceso.

Tipos de contratos sobre activos subyacentes

El mercado financiero de los activos subyacentes permite operar a través de diferentes tipos de contratos, entre ellos los CFDs, futuros y opciones. Alternativas que se detallarán a continuación.

Contratos por diferencia:

Estos tipos de instrumentos permiten invertir sobre el precio de un activo subyacente sin la necesidad de adquirirlo directamente. Dicha alternativa posibilita el uso del apalancamiento financiero y, además, no posee una fecha de vencimiento.

Por otra parte, los inversores acuden a los contratos por diferencia para especular sobre el precio de un activo, apostando sobre los movimientos ascendentes o descendentes de ellos. Adicionalmente, los CFDs ofertan un mayor apalancamiento que el comercio tradicional.

Contrato de opciones

Los contratos de opciones son acuerdos que otorgan al inversor el derecho a vender o adquirir un activo, a un precio designado. Generalmente, los contratos de opciones se implementan para cubrir riesgos en posiciones y para adelantar operaciones especulativas.

Contrato forward

Este tipo de contrato hace referencia a un acuerdo a largo plazo entre dos partes, con el propósito de vender o comprar un activo, con fechas y precios fijados previamente. Estos contratos se ejecutan tomando como base cierto activo subyacente. Los más populares son las negociaciones con monedas y metales.

Conclusión

Al momento de iniciar inversiones en este mercado, es importante que el usuario contemple que, generalmente los activos subyacentes pueden ser de naturaleza volátil, lo que representa en muchas ocasiones múltiples riesgos, por lo que es conveniente que el trader mantenga una posición equivalente en los contratos derivados que ejecute y se informe minuciosamente sobre el modo de operación, los beneficios y los pormenores de acceder al mercado de inversiones específicamente sobre los activos subyacentes.

Sobre el autor:
Redacción IEFX

Redacción IEFX

Bienvenido al perfil del equipo de Redacción de InvertirEnForex.org. Aquí encontrarás todos los artículos y noticias que nuestra comunidad desarrolla día a día para que pueda tener de manera oportuna información indispensable para tomar las mejores decisiones a la hora de invertir en Forex y otros mercados a través del trading con CFD.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.